10 DE OCTUBRE, DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL

10 DE OCTUBRE, DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL

Por Dr. Cesar S. Martínez Maldonado

 

 

Este 10 de octubre, Día Mundial de la Salud Mental, dedico este artículo a quienes sobrepasan los 60 años de vida. ¿Porqué?, bueno en menos de cuatro décadas el número de adultos mayores se duplicará y los problemas de salud mental, en este sector de la población, crecerán exponencialmente.

Para el 2050, dos mil millones de terrícolas envejecidos padecerán todo tipo de enfermedades y, muy probablemente, los trastornos del sueño, los trastornos de ansiedad, los trastornos afectivos, las depresiones, las demencias, así como el abuso y dependencia de sustancias adictivas serán algunos de los padecimientos que ocupen los primeros lugares de una larga lista de achaques y calamidades de la población «mayor».

¿Habrá entonces suficientes recursos humanos y materiales para encarar semejante reto de salud pública o terminaremos en Soylent Green? Si el curso de las actuales políticas de salud, -que aniquila a los más pobres y desvalidos- no cambia, los expertos vaticinan que los países pobres y de mediana economía seguirán llevando la peor carga epidemiológica y en los peores escenarios posibles, -de verdad, ¡espero que esto no suceda!-.

Actualmente, la carga global que imponen las enfermedades mentales en todos los países y regiones geográficas sobrepasa la discapacidad impuesta por cualquier otra enfermedad no-transmisible. Tan solo se sabe que cada 45 segundos se suicida una persona en el mundo, y nadie pareciera darse cuenta y mucho menos pensar en que se hiciera algo al respecto.

Ni siquiera padecimientos como diabetes, los síndromes cardio-vasculares, respiratorios crónicos y cáncer reducen tan drásticamente el promedio de años de vida y el tiempo de vida saludable -calidad de vida- como cuando se presenta la terrible depresión, o los enigmáticos trastornos bipolares o la incomprensible esquizofrenia.

La depresión, por ejemplo, está catalogada como la segunda causa mundial de años vividos con discapacidad, que es un referente para medir los efectos de una enfermedad que, por sí sola, no mata al paciente, pero tampoco le permite vivir plena y satisfactoriamente.

Éste es el caso de millones de personas en el mundo con trastornos mentales que no pueden estudiar, trabajar, divertirse o entablar relaciones satisfactorias como los demás, por la misma enfermedad, el prejuicio, la marginación y estima.

La enfermedad mental, para muchos adultos mayores, significa una especie de muerte del alma o la pérdida de la noción de sabernos dueños de nosotros mismos. La ansiedad, las adicciones (principalmente el alcoholismo), la esquizofrenia y el trastorno bipolar son enfermedades mentales que, junto con la depresión, están catalogadas entre los 20 padecimientos que más contribuyen a la carga global de años vividos con discapacidad…

Son muchos los factores demográficos, psicosociales, biológicos y económicos que influyen en el estado mental. Para los viejos, el vivir en aislamiento, la pérdida de autonomía y estatus social, la pobreza, las limitaciones en la movilidad, el debilitamiento de los sentidos, el estima, el rechazo y la pérdida de seres queridos representan condiciones que minan su salud y bienestar generales, incluyendo el estado mental y la posibilidad de una muerte digna.

Durante la vejez, las personas están más expuestas al maltrato. Esto sucede a menudo en las casas, con la propia familia y en instituciones asilares. Pareciera que los ancianos son seres transparentes que dejan de tener una presencia digna de tomarse en cuenta, ya no digamos de ser respetada y valorada, sobre todo en la pobreza.

Cuando era estudiante de medicina, realicé un sencillo estudio comparativo entre dos grupos de ancianos (mujeres y hombres) deprimidos en la ciudad de Xalapa (México) que terminó siendo mi tesis de titulación llamada «La Demencias: Complicaciones, Diagnóstico y Tratamiento». El primero de los grupos habitó en una mansión habilitada, donde se pagaba una onerosa cuota mensual. El segundo grupo, para gente muy pobre y abandonada, habitó en un asilo público en condiciones generales deplorables y… al final de cuentas, lo que más me impactó fue que, a pesar de que ambos grupos habían tenido puntajes similares de síntomas depresivos en los test psicológicos, los ancianos que vivían en el asilo para ricos comentaban amargamente que sus hijos -a pesar de poseer medios suficientes y más de una habitación desocupada en sus casas-, los habían refundido en ese lugar alejados de la familia. En cambio, aquellos ancianos que literalmente no tenían ni en qué caerse muertos, jamás dejaron de mostrarse agradecidos ante el beneficio de contar con un techo, una cama y un bocado para comer sin tener que pagar un centavo.

Es por ello que en este Día Mundial de la Salud Mental tiene sentido recordar que las políticas,  apoyo comunitario, la fuerza de la amistad y la integración familiar son el soporte principal de la salud mental y la dignidad de los adultos mayores.

 

Visita: mentalmentesano.org

 

16 Comments

  1. Muy buen artículo Doc.
    Que fácil es juzgar o estigmatizar a alguien por trastornos que no es capaz de controlar y que la rueda de la vida ha dejado en posición de desamparo.
    Veremos que nos depara el futuro, creo que la medicina y la investigación científica pueden avanzar al ritmo necesario.
    Saludos!

  2. Christian Quiñones - 18 octubre, 2013 reply

    Me parece sumamente interesante el artículo, pues no imaginaba el tremendo impacto que causan las enfermedades mentales sobre el espectro de la morbilidad mundial. Como estudiante de medicina, creo que la labor de los médicos será siempre dar la mejor calidad de vida a nuestros pacientes, en especial cuando no podemos ofrecer la cura y sólo podemos paliar las enfermedades. Tenemos que trabajar con las comunidades para que el papel del adulto mayor sea re valorado, para que todas esas personas tengan mejor acceso a los servicios de salud y jamás olvidar, que tratamos con gente y no con enfermedades.

  3. Francisco Costa - 18 octubre, 2013 reply

    Doctor, antes que nada felicidades por tan excelente artículo y por compartir lo que muchos a veces en la facultad desconocemos casi completamente de forma integral, y su artículo es una guía para pensar en tratar de hacer un cambio en el abordaje de estas enfermedades mentales que tanto afectan a las personas mayores.
    Es importante conocer estas enfermedades no solo clínicamente, sino como afecta en todos los aspectos y más importante aún, es nuestra labor saber no solo como tratar y comprender al enfermo, sino también como orientar y tratar de apoyar a los familiares, ya que el convivir con un paciente con estas enfermedades no es fácil, se requiere de mucha comprensión y bondad.
    El desconocimiento de estas enfermedades es grande, pienso yo, en toda la población y aún incluso en los que nos preparamos para tratarlas, por que muchas veces se desconoce (u olvida) el impacto que tienen en la vida (no solo en el cuerpo, no es lo mismo) del paciente y los que están a su alrededor. Me parece importante también que los médicos se adentren más en el conocimiento integral de estas enfermedades, ya que, como su artículo lo menciona, en un futuro no muy lejano, la carga que tienen estas enfermedades aumentara y si sigue existiendo tanto desconocimiento ¿Qué clase de vida pueden esperar estos pacientes?…
    Hay que recordar, estamos para servir.

  4. Curioso lo que se menciona, y muy cierto. Por lo regular como estudiante de medicina nunca se piensa la seriedad de las enfermedades mentales y como tal la depresión, ya que si bien el impacto fisiopatológicamente no es tan impactante, el efecto resulta igual de devastador que cualquier patología grave de las clásicas.
    Des afortunadamente las personas mayores sufren mucho de estas situaciones, es algo que se debería cambiar ya que como los vemos nos vamos a ver. Hay proyectos para tratar de invertir esta situación por parte de asociaciones independientes, y así concientizar a la población, des afortunadamente no son suficientes ni cubren a toda la población que es tan dificil cambiar de mentalidad. Muy buen artículo!

  5. Un artículo muy completo, y tocando temas muy importantes ya que la medicina no es sólo etiopatogenia, diagnóstico y tratamiento, también se trata de integrar al ambiente, que es muy importante y sobretodo en psiquiatría.
    Es interesante la forma en la que el autor aborda este sencillo concepto, pero muy difícil de integrar, y más aún de llevar a la práctica. Siendo la salud mental prioritario para una sociedad, pero en la nuestra es abandonada y poco hacemos para mantenerla, aún como médicos. Excelente artículo.

  6. Por desgracia en casa tenemos a mi madre con Alzheimer una enfermedad muy difícil de entender y aceptar, mas aun cuando el paciente se da cuenta que esta perdiendo la cognición y el familiar ver como lo olvida y en ese momento entran en depresión ambas partes. Han sido años al principio muy difíciles de ensayo y error de paciencia y aceptación. Actualmente yo no se si mi madre se de cuenta del trato que le damos es Digno, con respeto y amor que en eso estoy muy de acuerdo con lo que usted comenta…
    Hoy por ellos, mañana por nosotros!!

  7. Jesús Cortés - 16 octubre, 2013 reply

    Muy buen artículo, como lo menciona muchos factores afectan a nuestra sociedad pero solo aludimos el tema de la salud mental, por eso es importante tener en cuenta que con el tiempo esta se va deteriorando y con ello un indice mayor de personas con enfermedades aumenta, entre la más relevante «depresión» la cual es peor de lo que se puede imaginar, pues no deja tener una vida satisfactoria. Es muy triste ver como nos estamos volviendo cada vez más inhumanos y nos dejamos arrastrar por cosas banales dejando atrás lo más importante que en muchos casos suele ser hasta nuestra propia familia. Un futuro no muy prometedor se acerca, y lo mejor sería darle un cambio a nuestra vida, encontrar la estabilidad, una paz interior y no olvidar que siempre necesitaremos de el prójimo, tener esa empatia por los demás pues nunca sabremos en que situación nos podamos encontrar. La inteligencia se deteriora pero los sentimientos siempre van a estar presentes. Saludos.

  8. Unos renglones que nos dejan entrever un futuro para aquellos que ahora somos jóvenes, las enfermedades del presente no serán las del futuro, cada vez son más las personas con enfermedades como depresión, ansiedad, esquizofrenia, entre otras del ramo mental y que efectivamente hoy siendo jóvenes hay tratamientos y terapias que nos ayudarán a mejorar y nuestro estilo de vida y la productividad nos llevarán a encontrarnos más cerca del equilibrio, pero ¿qué pasa cuando se es anciano y con la edad la productividad disminuye? ¿dónde queda la sensación de autosuficiencia si para entonces se es más dependiente que nunca? Creo que aun hay muchas preguntas al aire y respuestas complejas, a preguntas aparentemente complejas, yo no lo sé no soy especialista, soy paciente y espectador de un ritmo de vida que cada día más es de «locos».
    Interesante artículo sin duda alguna.
    Saludo y más artículos de estos.

  9. Antes que nada reciba un fuerte abrazo; en verdad su articulo refleja la realidad sobre las incomprendidas enfermedades mentales y estoy muy de acuerdo en que el aspecto afectivo tiene mucho que ver con éstas, en lo personal pienso que han aumentado debido a la situación que prevalece a nivel mundial, los humanos nos hemos vuelto egoistas pero un factor y muy importante que nos lleva a ésto es la crisis economica que nos induce a preocuparnos mas por tener un status socio-economico lo que conlleva a la pérdida de valores, al amor y comprensión hacia nuestros seres queridos. Personalmente respeto y admiro a la gente «mayor» y si requiero de un consejo busco a uno de ellos. Seria lamentable que sucediera lo que Usted dice que sucedera en el futuro, pero concuerdo con lo que dice y no quisiera vivir para verlo. Felicidades por su articulo y ojala lo vieran muchas personas pero lo ideal seria que reflexionaran y cayeran en la razon de que los bienes y las riquezas no siempre dan la felicidad.

  10. EXCELENTE ARTICULO DOC… PARA MUCHAS FAMILIAS.,TENER UN INTEGRANTE CON UN TRASTORNO MENTAL, ES DESGASTANTE FISICA, MENTAL Y EMOCIONAL AUNADO A LO ECONOMICO… Y CUANDO SE TRATA D UNA PERSONA D LA TERCERA EDAD CON UNA ENFERMEDAD MENTAL, LA FAMILIA LO UNICO QUE QUIERE ES DEJARLOS EN UN ASILO O EN UN HOSPITAL… PARA DESPUES ABANDONARLOS..

    PERO TAMBIEN POR EXPERIENCIA LABORAL, PUEDO CONFIRMAR Q LOS PACIENTES DE LA TERCERA EDAD, UNA VEZ CONTROLADA SU ENFERMEDAD, PUEDEN SER AMIGABLES, AMOROSOS Y Q LO UNICO Q DESEAN ES ESTAR EN CASA CON QUIEN SE SUPONDRIA SON SUS SERES QUERIDOS..

  11. enrique nájera - 14 octubre, 2013 reply

    Muy buen articulo, es cierto en ocasiones la sociedad no logra establecer sistemas que logren comprender en su totalidad a las personas que considera distintas, piensa que despues de cierta edad, sobre todo pasando los 70 ya no sirven, y no es asi, por mas que padezcan problemas, se debe dialogar con ellos y no abandonarlos, por que estoy seguro que tambien se pueden rescatar cosas buenas en base a la experiencia de las personas mayores. Es importante hacerlos sentir que tienen alguien al lado que siempre los entiende.

  12. Dr. gracias por compartirme este artículo, muy cierto lo que menciona en él.

    Y haciendo referencia al mismo en mi opinión muy personal y particular, pienso que definitivamente es parte fundamental el amor e integración de la familia, porque lo que de niño aprendes y prácticas se vera reflejado en el mañana y en lugar de llevarlos a un asilo o abandonarlas buscaras cada segundo tratar de devolverles una mínima parte de todo eso que recibiste.

    Dicen que cada quien habla como le va en la feria, en mi caso me siento muy bendecida por haber tenido a mi abuelita materna hasta que tuvo 96 años y solo recibí amor, así como lo he recibido de todas esas personitas que ahora son adultos mayores entre los cuales esta mi madre.

  13. En relación al articulo anterior, se debe tomar muy en cuenta, ya que a veces la sociedad tiende a ser muy dura y a veces hasta cruel con las personas que padecen un trastorno mental, se debe hacer conciencia de que son enfermedades que requieren tratamiento oportuno y adecuado para que no desencadene circunstancias desagradables, se debe hacer conciencia de ayudar y a no discriminar a estas personas, a difundir información desde las mismas instancias clínicas del gobierno para apoyar con los tratamientos adecuados.

    La enfermedades mentales son un gran lastre para las personas que las padecen, y no las dejan llevar una vida normal y plena ya que repercuten y afectan todo su entorno de manera negativa.

  14. Guadalupe Camacho Mendoza - 14 octubre, 2013 reply

    Las enfermedades mentales incapacitan, no importa la edad, la condición social, el género; son terribles. Cuando eres un enfermo mental joven, tu esperanza o tu deseo es sentirme mejor; con los avances recuperas lo perdido en el camino y cuando vuelves a sentirte una persona productiva y útil pareciera que es la luz al final del camino.
    Me es un trago amargo pensar en las enfermedades mentales padecidas por adultos mayores. ¿Qué pasa cuando la recuperación ni puede ser rápida ni satisfactoria por los achaques propios de la edad?, y ni hablar de volver a ser productivos si la sociedad te la niega por el simple hecho de tener tal cantidad de años. Creo que los adultos mayores son el testigo de que alguna vez fuimos mejores. La unidad familiar, el respeto y las amistades reales, podrían ser una ayuda, un ancla a mantenerlos con la mente en su lugar.

  15. Alvaro Hernandez Mastermind - 14 octubre, 2013 reply

    muy buen reportaje

  16. Muy interesante, articulo sin lugar a dudas es importante comprender la realidad de aquellas personas no solo de edad mayor, sino también jóvenes, para poder convivir con ellos y ayudarlos a salir adelante, es muy triste muchas veces ver a personas ya grandes o de la tercera edad en lugares como asilos, da la impresión de que no son comprendidos por sus familiares, pero también es cierto lo que comenta al final que no sirve de nada que gozaran de todas las comodidades si no recibían un trato digno.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code