LA ECONOMÍA CREATIVA COMO BENEFICIO PARA LOS CREADORES

LA ECONOMÍA CREATIVA COMO BENEFICIO PARA LOS CREADORES

Los mexicanos han sido arrebatados del conocimiento, de sus propias raíces con un sentido de inferioridad –históricamente–. A qué me refiero con esto… El mexicano ha sido educado desde una decadencia sobre el reconocimiento de su identidad, sus raíces, sus expectativas. Esta «mala praxis» proviene de una inferioridad asistida, con un supuesto de limitante impuesto desde afuera.

Eventualmente, las distintas expresiones humanas han brindado fuerza a las nuevas generaciones: en la creación de senderos propios y conjuntos, propuestas de diversidad, resistencia, potestad, fidelidad y revolución creativa.

En este sentido, el constructo de una mirada más propia del pasado ha permitido las distintas posibilidades de un futuro. En palabras de López Velarde: «la patria es impecable y diamantina»… La nuestra, de la que somos parte.

A propósito de esta mención a la patria, no está de más mencionar el vínculo que nos fortalece y al mismo tiempo ha sido parte de una resistencia socio-histórica. Ese lazo que en comunidad, nos ha hecho perder de vista el género, la edad, la nacionalidad y encontrar el valor de la creatividad en cada individuo y en cada nación.

Pese a toda la marea en contra del presente mismo. En México lo tenemos todo. La riqueza de nuestra cultura es innegable. Así pues, me permito situarme en mi cuna…

Veracruz es lugar de arte. El estado del danzón. Una combinación de experiencias riquísimas y un portento para los creadores.

Cada día, Veracruz es padre y madre de escritores, músicos, pintores, danzantes, que –con orgullo– han obtenido premios internacionales, participado en bienales, foros, nominaciones al grammy, etc. Salma Hayek, Francisca Viveros Barradas, Guillermina Ortega, Arturo Tempa, Silvia Tomasa Rivera, Fernanda Melchor, Yuri, Aisha Corona, Natalia Lafourcade, Silvana Estrada, Orbis Tertius, OSX, Los Aguas Aguas, Son de Madera, Sonex y una lista interminable…

Sin mencionar, aquellos artistas que nos dejaron su legado, como: Enriqueta Camarillo, Agustín Lara, Gabilondo Soler, Lorenzo Barcelata, Emilio Carballido, Manuel Carpio, Díaz Mirón, José Luis Rivas, Sergio Galindo, Emmanuel Cruz Muñoz…

Actualmente, se sabe que el talento nunca ha sido el problema para que nuestra riqueza cultural sea parte de una visión mundial. Desde hace bastante tiempo, el artista ha vivido crisis, frustración, imposibilidad…

Por lo cual, me permito citar al sabio señor y amo de las palabras, Fernando del Paso:
(…) «si le exigimos al Estado que se ocupe del bienestar material de sus gobernados, es decir la vivienda, la salud, la seguridad, etc. no sólo debemos aceptar se se ocupe de la educación: debemos exigírselo. El límite es que esa tarea del Estado no se convierta en un monopolio, que no sea el único partícipe en la formación educativa y cultural. Pero sí que participe y que esta participación sea lo suficientemente fuerte y decidida, como para que provoque la alarma de los grupos y empresas privadas, propiciando la intervención de éstos en la educación y la polémica alrededor de ésta…»

Estas palabras son de suma importancia cuando a cultura, arte y sociedad nos referimos. Cada vez existe una separación más grande entre la primera y segunda persona del singular. Los artistas deben lucrar. El arte tiene que ser una fuente de ingresos para las comunidades, la sociedad tiene como tarea elemental de sana convivencia, construir una conciencia profundísima sobre ello. Que los parámetros de la cultura no sean aforismos de contemplación, sino pilares de apoyo y crecimiento.

Finalmente, en intención de hacer con esto una realidad más solida, es imperativo que los ámbitos público y privado se unifiquen generando ciudades, estados y países creativos, que se manifiesten por su talento y su acervo, por quiénes son y el valor que intrínseco trae ese hecho. Creando desde la libertad financiera, sin perder el gozo de la imaginación, sin perder la pasión por la soberanía de la creación.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code